Victoria con sabor amargo el PDV ante el Bàsquet Pla. (Diario de Ibiza)

Las ibicencas pierden tres semanas a Rocío Morillo por lesión tras un lance fortuito con una compañera.

Los partidos contra equipos teóricamente inferiores nunca son fáciles. El PDV, líder sólido de la Primera División Balear de baloncesto femenino, tenía mucho que perder en su visita a la cancha del Bàsquet Pla. Y así fue. Pese a la victoria (36-54) y alargar todavía más su racha de victorias, las ibicencas salieron muy mermadas físicamente del encuentro.

2601

En un encuentro que afrontaron con una rotación corta (nueve jugadoras), el único apunte positivo fue el buen momento de forma que atraviesa Sabina Burguera, que aportó 22 puntos y 8 rebotes en día de una baja anotación.

El apartado más negativo de la jornada para las ibicencas lo protagonizó Rocío Morillo, que será baja tres semanas por un esguince de segundo grado en el tobillo, después de pisar a una compañera en una mala caída.

«Es una jugadora muy importante para mí, y su baja será muy sensible para los próximos partidos», lamentó el técnico de las pitiusas, Jordi Fernández, que aseguró que el choque, en general, fue «muy flojo».

«El encuentro no ha sido nada bueno, en absoluto. Ganamos, pero no hemos estado bien. Siempre es difícil jugar con un marcador favorable sabiendo que eres superior. En algunas ocasiones, nos falta un plus de intensidad, y nos cuesta mucho ponernos el mono de trabajo», destacó.