Vila y Penya homenajean el baloncesto en una gran final.

En el día en que se celebraba el VIII Memorial a Santi De la Osa y se reconocía a los flamantes campeones de Baleares de categoría infantil, el Sa Graduada DC10, los dos finalistas de la II Liga Ibizabasketball rindieron su particular homenaje al baloncesto disputando una gran final ante la atenta mirada del centenar de aficionados que se acercaron ayer a Es Pratet.

20170527_173242

Jugaron como nunca, ganaron los de siempre. Para que se diera una final tan igualada como la que pudimos disfrutar se debían dar una serie de circunstancias. Vila Basket tenía que cuajar el partido perfecto; y lo hicieron. Superaron a los jugadores de Penya Independent en intensidad, algo que de por sí ya es muy difícil. Esto posibilitó que los Tolo, Álvaro, Tibeu y Bartu compitieran en igualdad de condiciones por la zona con los Pascual y Alex. Otro factor a tener en cuenta era el acierto exterior, donde los 9 triples de Vila requerían la máxima atención de la defensa de Penya, que debía renunciar a los continuos dos contra uno en el poste bajo que suele hacer. El último factor, Jorge Rosa, no debía tener su día. El posteriormente proclamado MVP de la temporada mostró su versión humana (casi desconocida), fallando triples liberados y no siendo un factor decisivo hasta los últimos minutos del choque desde la línea de tiros libres.

Con todas estas circunstancia Vila Basket llegó a tener ventajas de hasta 9 puntos en la primera mitad (21-30, minuto 2, y 30-39, minuto 8 del segundo cuarto). Pero un parcial de 11 a 5 dejaba el encuentro abierto para el descanso (41-44).

Ya en la segunda mitad, la Penya Independent se puso el mono de trabajo en defensa y estableció una zona 2-3, mientras que Vila Basket veía sus fuerzas desfallecer paulatinamente. Al trabajo de martillo pilón de los Pascual, Alex y Javi Moral sobre el aro rival se colaba en la fiesta un Javi López que resultó clave en el último cuarto con sus penetraciones.

Mediado el último cuarto Penya se hizo con una ventaja de 6 puntos que ya resultaría insalvable. Vila lo intentó hasta el final, con faltas rápidas y tiros de tres, pero para entonces Jorge Rosa ya era dueño del balón y con él la victoria por 88 a 81.