Javier Ferrer: «El básquet insular está tocado y quiero poner mi granito de arena» Diario de Ibiza.

El nuevo delegado insular se marca como retos captar más árbitros y anotadores y fortalecer la cantera, sobre todo en categoría femenina. «Sería un error que todo recaiga sobre mí», sostiene.

Javier Ferrer (Ibiza, 1963) es desde este verano el vicepresidente de la Federació de Bàsquet de les Illes Balears (FBIB) y el nuevo delegado en Ibiza y Formentera. Mientras cambia el chip y asume que ahora está «al otro lado de la barrera», pide colaboración a los clubes y a todos los amantes del baloncesto para reanimar a un deporte «en mal estado de salud».

¿Cuándo acepta el cargo de vicepresidente de la Balear y por qué?

Ya me habían ofrecido el puesto hace tiempo. Al principio les dije que no pero en mayo, cuando fui al Campeonato de Balears cadete, hablé con gente de la federación y acepté porque pensaba que igual es verdad que iría bien algo nuevo. La verdad es que como pienso que el básquet está un poquito tocado creí que si puedo ayudar un poco y sirve para ir a mejor, tenía que aceptar. Si puedo poner un granito de arena, mejor para el baloncesto.

¿Qué funciones va a ejercer en la isla y cómo ha encontrado la delegación insular?
Aquí estoy como delegado. Me extraña un poco todavía porque yo vengo de club, entonces es ponerme al otro lado de la barrera. Tengo que hacerme a todo esto. La delegación podría estar mejor, pero el problema más grave es el tema de los árbitros, que tenemos muy poquitos y tenemos que hacer algo para tener más colegiados, anotadores y mesas para llevar los partidos con normalidad. Cuesta un montón porque hay árbitros que están trabajando, pero poquito a poquito vamos a ir avanzando.

¿Cuáles son sus retos en el baloncesto pitiuso?
Sobre todo mejorar el tema del arbitraje, conseguir sacar más colegiados y anotadores, y también es fundamental fomentar la base. Tenemos muchos problemas a nivel femenino; una de las soluciones ha sido que el infantil femenino compita con el masculino. Yo lo propuse y los clubes lo aceptaron de buen grado, creo que es una cosa que debemos reforzar.

Había pendiente una reestructuración. ¿Va a poder lleva a cabo esos cambios?
La reestructuración era importante para que no todo caiga sobre mi persona, que sería un error. Verónica Ávila va a ser la encargada del plan de detección de la federación, que se llevará a cabo durante ocho domingos. Toni Ginet va a ser el responsable a nivel de formación, y Fermín Costa vuelve, tras, varios años a ser el responsable del arbitraje. En el programa de seguimiento está Javier Quiñonero y Jacinto Real está haciendo una recopilación de la historia del básquet pitiuso. Es importante conseguir un grupo de gente para que no recaiga todo sobre una persona. Antes Xicu Planells y su secretaria lo asumían todo.

¿Cuál es la salud del baloncesto pitiuso en la actualidad?
La salud es mala, pero es un trabajo en el que tiene que participar todo el mundo, no solo a nivel federativo. Hay clubes que están trabajando bien, pero tenemos que intentar que haya más básquet en la base y que la pirámide vaya subiendo porque se va perdiendo gente por el camino. En categoría premini hay muchos equipos, cerca de 20, lo cual es un éxito de los clubes, y en mini hay 11 o 12 equipos. Pero en femenino vamos cojos.

¿Necesita el básquet ibicenco un referente como tuvo en el PDV, el Tanit o el Eivissa Básquet sa Graduada?

Es verdad que se ha perdido el sénior masculino y es una lástima. Me encantaría tener una liga sénior con ocho o diez equipos porque serían un referente, pero entiendo que los clubes prefieran una liga privada porque les sale más rentable económicamente. Como novedad, tenemos una categoría sub-23 con el Sa Bodega, que competirá con los júnior y luego a nivel balear. Otro reto es tener más equipos en las categorías cadete y júnior femenina.

¿Cuáles serán las iniciativas organizadas por la federación más destacadas para esta temporada?

Algo que tenemos en marcha junto al Govern balear son los cursos de entrenadores, que creo que hacía falta. Es un curso de nivel 1, por un lado, y otro de iniciación. También tenemos la memoria del baloncesto pitiuso que está recopilando Jacinto Real y que va a ser muy interesante. Hace 30 años tuvimos un Mundial júnior en Ibiza y pocos lo saben.

Diario de Ibiza.

Anuncios