El básquet pitiuso sigue de capa caída. (Diario de Ibiza)

El baloncesto pitiuso sigue de capa caída. La desaparición de la Asociación Deportiva Sa Graduada, conocida popularmente como Club Bàsquet Sa Graduada o Eivissa Bàsquet Sa Graduada, deja cojo al deporte de la canasta de las Pitiusas, ya de por sí tocado últimamente. Se ha perdido un club histórico, el que fuera un referente local tanto en materia de cantera como en el ámbito sénior masculino. Tuve la oportunidad de vibrar con su primer equipo cuando este militó en la Liga EBA, en la que el pabellón de Es Pratet se llenaba para disfrutar con los partidos de la escuadra ibicenca, que paseó con orgullo y buen hacer el nombre de la isla por diferentes puntos de España. Por el club pasaron entrenadores de tan reconocido prestigio, pero sin ninguna duda José Luis Oliete fue el mejor de todos, con el que el equipo absoluto dio un salto de calidad indudable. Jugadores como Urit Kelly, Jorge Rosa, Ángel Pascual, Lluís de la Osa, y muchos otros, se dejaron la piel por aquel conjunto, recordado por los aficionados al básquet ibicenco de la época. En diciembre de 2010 ya se lanzó un claro SOS. «El Club Bàsquet Sa Graduada se muere», dijo el capitán David Díaz en una rueda de prensa en la que se denunció la mala situación en la que se encontraba el club. Nueve años después, a pesar de los esfuerzos hechos por diferentes personas, la entidad ha puesto su punto y final por no disponer de los apoyos necesarios para continuar. Una mala noticia para el básquet ibicenco.

Diario de Ibiza