Adiós al Club Bàsquet Sa Graduada, un gigante del baloncesto ibicenco. (Diario de Ibiza)

El Club Bàsquet Sa Graduada, cuyo máximo exponente fue el equipo de Liga EBA, pone fin a más de 20 años de historia por la falta de apoyos.

El Club Bàsquet Sa Graduada ha puesto el punto final a una trayectoria deportiva que ha durado más de dos décadas, tiempo en el que se erigió en el máximo representante del baloncesto masculino insular llegando a militar durante media docena de temporadas en Liga EBA hasta el año 2012, cuando la grave situación económica dejó al baloncesto pitiuso sin representantes en categoría nacional.

El histórico Eivissa Bàsquet Sa Graduada desaparece por la falta tanto de entrenadores como de efectivos. El pasado ejercicio ya únicamente pudieron disputar las competiciones insulares equipos de las categorías premini, infantil, cadete y júnior, y al finalizar la temporada se tomó la amarga decisión de abandonar la competición.

Lluís de la Osa y su padre José Luis han sido los encargados de mantener vivo al club colegial desde que José Antonio Ribas ‘Cote’ diera un paso al lado tras el obligado descenso del primer equipo. También se marchó Alberto Ruiz, que como director deportivo llevó al club a su época dorada, y poco a poco la entidad de Vila se ha ido apagando hasta su desaparición.

«En los últimos años la cantera ha estado funcionando, con un equipo infantil que llegó a disputar un Campeonato de España (en 2017), pero los chicos han ido creciendo y sin un referente sénior, el club se ha ido descuadrando», lamenta Lluís de la Osa, que como jugador pasó por todas las categorías del club antes de dedicarse a la formación de jugadores.

Más que un trabajo, coordinar el CB Sa Graduada era una afición para la que ya no tiene tiempo, a sus 32 años, tras haber sido padre por segunda vez. «Al final dos personas no pueden llevar un club y ningún padre quería seguir. A final de temporada se comunicó que no se seguía. Cuando son más las críticas que los apoyos y no dispones de tanto tiempo, hay que dejarlo por mucho que duela», subrayó Lluís de la Osa, antes de añadir que «sin entrenadores en promoción y sin una base de jugadores, el ciclo se acaba». «Más pena que me da a mí no le da a nadie, empecé a jugar en este club cuando ni siquiera había categoría premini. Mi padre se metió por nosotros», añadió el exjugador de un equipo que «logró lo máximo a nivel masculino en Eivissa».

Lluís de la Osa fue miembro destacado del equipo de Liga EBA, donde compartió vestuario con referentes de la canasta en las Pitiüses como Urit Kelly, Javi Vázquez, Ángel Pascual o Jorge Rosa, entre muchos otros. Con ellos estuvo a punto de disputar un ‘play-off’ de ascenso a la segunda máxima categoría nacional en una época gloriosa para el básquet pitiuso, con los referentes femeninos del PDV y del Tanit.

«Lo máximo fueron los ascensos a EBA y jugar en la categoría con gente de la isla. No sé si lo volveremos a ver algún año. A nivel de formación también hemos sido de los clubes punteros», dijo.

Lluís de la Osa, que va a tomarse este año sabático, admite que ha acabado «cansado y quemadillo» tratando de levantar al club colegial, pero son muchos los recuerdos que le hacen llevar en el corazón al Eivissa Basquet Sa Graduada. De hecho, ayer quiso mandar un agradecimiento al Patronato de Deportes de Eivissa y al patrocinador DC-10 por su apoyo durante los últimos años, sin el cual no podrían haber participado en competiciones lejos de la isla como fue el Campeonato de España infantil en Galicia.

La delegación, muy apenada

También expresó su tristeza por el abandono del CB Sa Graduada Javier Ferrer, delegado de baloncesto en Ibiza y Formentera. «Por desgracia ya no tiene equipos. A nivel estructural estaban muy resentidos y en una situación precaria. Para la federación es una gran pena porque es un club menos y se va reduciendo el número de participantes, con lo que cuesta sacar adelante equipos», explicó Ferrer, quien lamentó que el baloncesto sénior insular a nivel federado «esté huérfano», con solo un representante en las Ligas baleares masculina (Sant Antoni Ibiza Feeling) y femenina (PDV-Pulsar).

Diario de Ibiza.